¿Cuál es el mejor maridaje posible entre vinos y pescados?

La de la alta gastronomía es una experiencia muy completa en la que entran en juego todos los matices. Es tan importante lo que comes como lo que bebes, así como la relación entre estos, algo que conocemos como maridaje. En Portonovo, nuestro restaurante gallego en Madrid, queremos ayudarte, mostrándote las mejores mezclas entre vinos y pescados.

Como ya sabes, la cocina gallega tiene múltiples atractivos que justifican su valor y no podemos olvidar la riqueza vinícola que existe en la tierra, la cual dispone de hasta cinco Denominaciones de Origen, como son Rías Baixas, Ribeiro, Monterrei, Ribeira Sacra y Valdeorras.

Gracias a esta tradición, una mesa típicamente gallega te permitirá disfrutar del mejor maridaje posible con todos los productos de la tierra y el pescado es uno de los más destacados. Es por ello que en Portonovo, nuestro restaurante gallego en Madrid, vamos a mostrarte algunas de las claves más importantes para perfeccionar esta unión.

La frescura del Albariño

El Albariño es la uva más importante de todas las variedades que encontramos en Galicia. No por casualidad es la más conocida internacionalmente. Su conversión en vino trae como resultado unos caldos frescos y suaves, aptos para maridar con todo tipo de pescados, aunque es especialmente propicio para piezas como el rodaballo, el atún, la merluza, el bacalao o el pulpo.

Generalmente se trata de vinos jóvenes, perfectos para dar protagonismo a la comida, regalando un acompañamiento suave y generalmente con matices frutales y florales, aunque lógicamente, todo dependerá del tipo de crianza, por lo que siempre te recomendamos preguntar al experto.

Aunque hay Albariños pertenecientes a las Denominaciones de Ribeiro y Valdeorras, donde se suele mezclar con otras uvas, la más común y variada es la de Rías Baixas.

No todos los pescados son iguales

La norma general de que el pescado marida con el vino blanco no es tan exacta, ya que en la actualidad existe una riqueza vinícola muy potente. No obstante, el blanco sigue siendo predominante y lo mejor es guiarte por las diferentes familias de pescado.

Los pescados magros como las lubinas, los lenguados o los rodaballos mezclan a la perfección con los blancos más ligeros, a ser posible con un toque de acidez que equilibre el sabor suave de estos mensajes. Además de los Albariños, los vinos de uva Godello también cumplen excepcionalmente junto a estos pescados.

lubina restaurante gallego madrid

Por su parte, pescados como el bacalao, la merluza, la dorada o el rape, caracterizados por su textura semigrasa admiten un punto de intensidad superior en el maridaje. Los vinos blancos frutales, algunos de ellos criados en barrica durante un periodo corto e incluso algunos tintos jóvenes son los más apropiados. Los Albariño y Godello siguen funcionando bien en este caso, aunque hay que destacar la idoneidad de otros caldos como los Verdejo, Cabernet Sauvignon y Garnacha, entre otros muchos, tales como los que encontrarás en nuestro restaurante gallego en Madrid.

Mientras, los pescados más grasos como es el caso del atún o el bonito son idóneos para elegir vinos blancos que hayan pasado un largo tiempo en barrica, sin descartar la fuerza de algunos tintos maduros.

En cualquier caso, todo es cuestión de gustos. Piensa en lo que apetece y los profesionales te recomendarán en base a estos criterios. Ten en cuenta que, si los pescados van acompañados de otros ingredientes, también entra en juego el valor de la receta y la intensidad y peso de su sabor.

En Portonovo, nuestro restaurante gallego en Madrid, disponemos de una amplísima carta de vinos, perfectamente dispuesta para complementar la maravillosa materia prima de la tierra. ¡Compruébalo en primera persona!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *