El pulpo a feira. La tradición de Galicia

Galicia es tierra de tradiciones y de sabores únicos. En Portonovo, nuestro restaurante gallego en Madrid, conocemos todos los secretos gastronómicos de nuestra bendita región y queremos presentarlos. Por ello, hoy queremos hablarte del pulpo a feira, uno de los máximos exponentes de esta cocina en todo el mundo y una joya muy apreciada por todo tipo de paladares.

Tener la oportunidad de degustar un plato de verdadero pulpo a feira, procedente de Galicia es un placer único. Si quieres buscar el sabor auténtico de esta preparación, Portonovo es uno de los mejores restaurantes en Madrid donde comerla, así que vamos a presentarte todas sus claves.

Origen, ingredientes, secretos de su preparación… En Portonovo, nuestro restaurante gallego en Madrid lo sabemos todo y queremos contártelo para que tú también te conviertas en un fanático del pulpo a feira, una receta que traerá muchas satisfacciones a tu dieta. ¡No pierdas detalle!

1. ¿Cuál es su origen?

Su propio nombre lo indica, pues si atendemos a su traducción en español, “pulpo la feria”, encontraremos el origen tradicional de una receta cultivada en las ferias del interior de Galicia. A estas localidades llegaba después de haber sido secado en las costas gallegas, donde se preferían otros pescados frescos y mariscos, muy lejos de lo que ocurre actualmente, donde es considerado un manjar apreciado.

Para entender esta receta, hay que homenajear la figura de las pulpeiras, mujeres que iban de feria en feria de ganado, cocinando el pulpo en ollas de cobre y situándose bajo robles y castaños. Hoy en día, la costumbre se sigue practicando en todas las ferias de Galicia.

2. Los secretos de la receta

Uno de los grandes valores de este plato es su extraordinaria sencillez, pues necesitarás muy poco para prepararlo. En primer lugar, tienes que apostar por la mejor materia prima. Evidentemente, la calidad del pulpo criado en Galicia marca la diferencia, dada la fuerza del Océano Atlántico y la geografía recortada de la costa gallego.

Otra de las claves es la cocción y sus instantes previos, pues si el pescado es totalmente fresco, tendremos que golpearlo para reducir su dureza. En muchas ocasiones, son los propios marineros quienes se encargan de llevar a cabo este paso antes de congelarlo.

Una vez que lo introducimos en el agua, si el pulpo tiene un tamaño normal, entre los 1,5 y los 2 Kg, tendremos que mantener su cocción entre 25 y 30 minutos. Durante el proceso, tendrás que comprobar varias veces su dureza hasta que acabes llegando al punto perfecto. Si quieres saber cuál es la cocción ideal, solo tendrás que probar el de nuestro restaurante gallego en Madrid. ¡Auténticamente delicioso!

Paralelamente, hay que cocinar los cachelos. Tal como se conoce en Galicia, son trozos de patata cocidos en una olla con sal, los cuales son fundamentales para entender esta receta. Por último, una vez cocido el pulpo y cortado en trozos pequeños, tendremos que aliñarlo con sal y pimentón, el ingrediente clave de este plato, cuya procedencia maragata, habla de su origen, pues los habitantes de esta comarca leonesa eran habituales en las ferias de ganado.

3. Versatilidad

Lo mejor de esta receta es que casa con todo tipo de situaciones, ya que se puede comer caliente o frío, erigiéndose como la tapa perfecta, un entrante sofisticado y un plato principal delicioso.

Se trata de un plato consistente a la par que saludable que seduce a todo tipo de públicos. Es un magnífico ejemplo de cómo una receta tradicional puede llegar a convertirse en uno de los máximos exponentes internacionales de esta gastronomía. No por casualidad, es conocido en muchos lugares como pulpo a la la gallega.

En Portonovo, nuestro restaurante gallego en Madrid, tendrás la oportunidad de probar el auténtico pulpo a feira, una receta que deleitará tu paladar al máximo. ¿A qué esperas para probarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *